leo_dericota@hotmail.com
 

 

 

 SKAY BEILINSON HIZO VIBRAR EL ESTADIO CUBIERTO DE UNIÓN DE SANTA FÉ
Tocó veinte temas en una velada para el recuerdo

 
                          ein Bild


A las 21.45 del domingo, Eduardo Skay Beilinson demostró en su paso por Santa Fe, que su vida musical atraviesa uno de sus mejores momentos. El ex Redondo de Ricota arrancó con una impecable versión de El gourmet del infierno, uno de los éxitos de esta nueva etapa solista, y continuó con una seguidilla de temas nuevos y de los otros; esos que hicieron historia a través de los años recorridos junto a Carlos El Indio Solari. El guitarrista ya lleva editado tres discos: A través del Mar de los Sargazos (2002), Talismán (2004) y La marca de Caín, que vio la luz hace pocos meses.

El recital siguió con
Paria, y sin pausa arremetió con otro éxito de su nueva etapa, Oda a la sin nombre, canción que se encuentra en su primer CD y que, probablemente, sea la que más ha sonado en las FM. A esa altura, el recital ya era una verdadera fiesta y la fidelidad del público estaba garantizada. Así siguieron pasando los temas: Soldaditos de Plomo, Canción de cuna, El pozo de la serpiente y Los caminos del viento.

Allí, antes de una pausa de 10 minutos, Skay sorprendió con el tema más esperado por todos los nostalgiosos: una impecable versión de
Jijiji, el clásico de Los Redondos, que permitió demostrar que “el pogo más grande del mundo” sigue tan vigente como siempre, y que despertó, una vez más, el ruego de la gente: Sólo te pido que se vuelvan a juntar.

El repertorio siguió con
Arcano XIV, Flores secas, Ángeles caídos y Presagio; Caña seca y un membrillo; e inmediatamente arremetió con El pibe de los astilleros.

Si dar lugar a respiro alguno, continuaría entonces con
Dragones, El fantasma del 5° piso, El Golem de la Paternal, Rock para los dientes -del disco Bang Bang estás liquidado- y una poderosa versión de Genghis Kan -de su primer trabajo solista-.

Habían pasado un centenar de minutos desde el inicio, entonces Skay se abrazó a sus músicos, realizó una reverencia y se fue caminando tranquilo. Los peregrinos, mientras tanto, comenzaban a descolgar los trapos, sin pedir un reencuentro Redondo, satisfechos por una noche donde el rock fue protagonista. Pero con la esperanza intacta de que, alguna vez, la magia pueda reunir sobre el escenario a una banda que ya es leyenda.

einte temas en una velada para el recuerdo

Tocó v

 
Today, there have been 1 visitantes (3 clics a subpáginas) on this page!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=